Trascripción de la FDA

DETECTA-PLASTICS - 17.07.18

Esta trascripción de la FDA puede aclarar consultas frecuentes que nos hacen los clientes en referencia al tamaño de las particulares metálicas que pueden considerarse peligrosas y a la necesidad de contar con equipos precisos para detectarlas y rechazarlas.

Con gusto intentaremos aclarar sus dudas  a través de nuestro correo luis.galvan@detectaplastics.com

 

FDA Metal Inclusión 

ENTENDIENDO EL PELIGRO POTENCIAL.
La ingestión de fragmentos de metal puede causar lesiones al consumidor.
Estas  lesiones  pueden  incluir  daño  dental,  laceración  de  la  boca  o
garganta, o laceración o perforación del intestino.
La Junta de Evaluación de Peligros de la FDA para la Salud ha apoyado
la acción reguladora contra productos con fragmentos de  metal de 7 mm
a 25 mm de longitud.
La  Federal  Food,  Drug,  and  Cosmetic  Act  (the  FFD&C  Act)  prohíbe  el
comercio interestatal de alimentos adulterados (21 U.S.C. 331).
Bajo  la  ley  FFD  &  C,  un  alimento  que  contiene  objetos  extraños  se
considera adulterado (21 U.S.C 342).
Ver “Guía de política de cumplimiento” de la FDA, sección. 555.425.
Además,  los  objetos  extraños  que  son  menores  de  0.3  pulgada  (7  mm)
pueden causar trauma o lesión grave a personas en grupos especiales de
riesgo, como bebés, pacientes de cirugía y ancianos.
El  contacto  de  metal  con  metal  (por  ejemplo,  corte  mecánico  u
operaciones de mezcla y abrelatas) y equipo con partes metálicas que se
pueden  soltar  (por ejemplo,  cintas  transportadoras  de malla  de  alambre
en  movimiento,  agujas  de  inyección,  equipos  de  control  de  porciones,
fileteadoras, etc) son fuentes probables de metal que pueden entrar en la
comida durante el procesamiento.

• Control de inclusión de metal

Una vez introducido en un producto, los  fragmentos de metal se pueden
eliminar del producto pasándolo a través de una tamiz, imán o tanque de
flotación.
La eficacia de estas medidas depende de la naturaleza del producto.
Estas  medidas  son  probablemente  más  efectivas  en  líquidos,  polvos  y
productos  similares  en  los  cuales  el  fragmento  de  metal  no  queda
incrustado.

Alternativamente, se pueden detectar  fragmentos de metal en alimentos
terminados,  con un detector de metales electrónico.

  • El  uso  de  detectores  de  metales  electrónicos  es  complejo,
    especialmente  con  respecto  al  acero  inoxidable,  que  es  difícil  de
    detectar.

La  orientación  del  objeto  de metal  en  la  comida  afecta  la  capacidad  del
equipo para detectarlo.
Por  ejemplo,  si  el  detector  no  está  calibrado  correctamente  y  está
configurado  para  detectar  una  esfera  de  2  mm.  de  diámetro,  puede  no
detectar  un  alambre  de  acero  inoxidable  que  sea  más  pequeño  en
diámetro pero de hasta 24 mmde largo, dependiendo de la orientación del
alambre o de  como viaja a través del detector (sentido de orientación).
Factores  de  procesamiento  como  la  humedad  ambiental  o  la  acidez  del
producto,  puede afectar la  conductividad  del  producto y  crear  una  señal
de  interferencia  que  puede  enmascarar  la  contaminación  metálica  a
menos que el detector esté calibrado correctamente.
Hay  que  considerar  estos  factores  al  calibrar  y  durante  el  uso  de  estos
equipos.
Finalmente,  el  peligro  de  la  inclusión  de  metales  también  puede  ser
controlado examinando  periódicamente el equipo  de  procesamiento  por
daños que pueden contribuir con fragmentos de metal al producto.
Esta medida no necesariamente evitará que los fragmentos de metal sean
incorporados al producto, pero le permitirá separar productos que puedan
haber estado expuestos a fragmentos de metal.
La inspección visual del equipo por daños o partes faltantes solo puede ser
factible  con  equipos  simples,  como  sierras  de  cinta,  pequeña  licuadora
orbital y cintas transportadoras de malla de alambre.
Equipos  más  complejos  que  contienen  muchas  partes,  algunas  no
fácilmente  visibles,  pueden  no  ser  adecuados  para  la  inspección  visual  y
pueden requerir controles como los Detectores de Metales  o Rayos X.

 

Fuente: FDA
Trad. Luis Galván

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *